Editorial, Estudio, Filosofía del diseño, Libros

“El Valor del Diseño” o lo que cuestan las cosas bien hechas

72665449

Hoy martes 16 de diciembre en Ateneo Mercantil (Plaza del Ayuntamiento, 18 de Valencia) a las 20 horas, después de casi tres años de trabajo se presentará “El Valor del Diseño” actualizado y mejorado en múltiples aspectos; el libro más esperado de la ADCV.Trabajo intenso, delicado y complejo del que seguro habrá opiniones tanto a favor como en contra. Inevitable para algo tan sensible como es la base de cualquier negocio: el dinero.

Al acto asistirán el Presidente de la ADCV, Kike Correcher, los directores del proyecto, Víctor Palau y Vicente Gallega y el diseñador del libro, Boke Bazán. 

Primera edición
En 1993 la ADCV publicó dos manuales, El Valor del Diseño Gráfico y El Valor del Diseño Industrial, que fueron la primera aproximación a la realidad del valor de mercado de los distintos productos y servicios que ofertaba el diseño. Estos documentos eran de uso interno por parte de los socios y nunca salieron a la calle. En el año 2000, justo antes de la entrada del euro se abordó el primer Valor del Diseño como publicación exterior y de acceso a todos los públicos. Entonces fue un verdadero reto sacar adelante una publicación que enfocaba nuestra actividad más allá de la creatividad y que le ponía precio a lo que hacíamos. Fue importante no sólo por poner encima de la mesa los costes de cada uno de los trabajos que hacemos normalmente, sino también por tener un documento que nos hacía ver nuestra profesión desde una perspectiva más legal, más técnica o incluso más histórica o social.

Una apuesta tan relevante tenía que dar sus frutos. Y los dio. Pronto, ese librito azul, se convirtió en libro de cabecera de cualquier estudio. Antes de emprender cualquier proyecto había que mirarlo para asegurarse no sólo del precio sino incluso de aspectos legales. No en vano es el libro de la ADCV que mayor repercusión ha tenido. Te puedes encontrar a un diseñador en cualquier ciudad con el libro azul encima de su mesa. Y lo que es más importante, se convirtió en referencia para las empresas e instituciones. A los clientes también les permitió tener medida del mercado, poder comparar los precios de los diseñadores, tanto entre ellos como el de su diseñador con relación a las recomendaciones que hacía la ADCV y valorarnos de este modo, de otra forma.

Nueva edición
Después de casi 9 años desde aquella primera edición [se reeditó hasta 3 veces], había que ponerse al día. Se han actualizado documentos y aspectos legales así como un nuevo estudio de mercado, pero sobre todo se ha realizado un esfuerzo en ampliar el listado de tarifas de las diferentes actividades que desarrollamos los diseñadores. Hay que pensar que cuando se hizo la anterior guía había cosas que apenas se tuvieron en cuenta porque sencillamente no existían. 

En el apartado dedicado a diseño gráfico hemos incluido nuevas referencias como Consultoría, Asesoramiento, Dirección de Arte, Diseño Web, Multimedia, Diseño Tipográfico, y otras actividades complementarias, como los Artes Finales, el precio por hora de estudio o el precio de los bocetos. Más de setenta nuevos conceptos para aproximarnos al amplio espectro de actividad del mundo del diseño gráfico. En diseño industrial también se han incluido nuevas referencias. Iluminación Exterior, Mobiliario de Camping-Playa, Menaje de Hogar, Electrodomésticos, o Herrajes son apartados a los que antes no se les hacía mención y que nos hacen ver que los diseñadores industriales ya no solo hacen sillas y mesas y que su campo de acción se ha ampliado de forma considerable.

También se han incluido nuevos capítulos relacionados con temas tan importantes y controvertidos como la propiedad industrial e intelectual, derechos de autor, así como reglamentos y pautas de concursos y premios de diseño. Temas que interesan tanto a los clientes como a los diseñadores ya que todos ellos nos afectan por igual y que en muchos casos son las reglas de juego para ambas partes.

Hay que realizar una recomendación a los responsables de las empresas e instituciones que contratan servicios de diseño y que tendrán este manual como referencia ya que deben asegurarse que el diseñador con el que trabajan es miembro de una asociación profesional de diseñadores como garantía. De no ser así, podría tratarse de alguien no cualificado, que ejerce el intrusismo profesional y que se aprovecha de unos méritos y honorarios que profesionalmente no le corresponden y que se detallan en este libro.

Una guía para el sector del diseño
Este libro, principalmente ayuda a dos colectivos para los que la publicación de este documento significa algo fundamental. Por un lado, a todos aquellos profesionales que se inician en la actividad relacionada con el mundo del diseño. Y por otro lado, a las empresas que empiezan a confiar en el diseño como parte de su negocio. Hasta que no se tiene suficiente experiencia, a veces es muy difícil poder enfrentarse con garantías de éxito a muchos de los proyectos a los que nos tenemos que enfrentar. Tener en la mano desde contratos tipo, obligaciones tributarias, hasta precios, o formas de encargar un trabajo a un profesional da mayor confianza en lo que se hace, y aporta garantías reciprocas para ambas partes.

Un documento de estas características es importante porque nos da a los profesionales que nos dedicamos al diseño, la seguridad y la legalidad de poder hacer nuestro trabajo dentro de unos parámetros comunes. Al igual que los colegios profesionales de otros sectores tienen editado sus usos y minutas, nosotros no podemos estar ajenos a ello. Siempre digo, que empezaremos a que la sociedad nos vea igual que a otras profesiones, cuando nos entiendan como se entiende a las otras. Y esto nos ayuda. 

Con esta nueva guía reforzamos nuestra actividad y colocamos un magnífico punto de apoyo para que todos los actores relacionados con el mundo del diseño tengan un referente. “El Valor del Diseño” es la mejor herramienta para valorar nuestro trabajo pero también para valorarnos a nosotros mismos y darnos cuenta que nuestro trabajo no es tan diferente al de los demás; todos queremos cobrar nuestros servicios de una forma justa, ordenada y equilibrada.

……………
+info: adcv.com

Estándar